Hannah Arendt y sus ojos despejados

scene-from-hannah-arendt-052413-inlinewide

Algunas profesiones tienen el privilegio de momentos de claridad, del acceso a ciertos descubrimientos y de poder mostrar su visión con palabras o con sus obras, como las de la investigación y la ciencia, filósofos, escritores, artistas. La verdad, tan perseguida, no es un animal doméstico. Muchas veces la vemos con horror y tenemos que contarla. Otras veces nos preocupa no poder imaginarnos las consecuencias de contarla. Otras veces ni siquiera es tan interesante y tenemos que descartar un titular que seguramente sería viral pero no cierto. Muchas veces no es la que pensábamos.

Una mujer, Hannah Arendt, judía, filósofa y superviviente de la matanza nazi, viajó a Jerusalem cuando juzgaron a Adolf Eichmann, tras haber sido apresado en Buenos Aires, y a la vuelta escribió un libro en el que desarrollaba el concepto de la banalidad del mal. Arendt se dió cuenta de que Eichmann no era tan interesante, y ni siquiera el monstruo inteligente obsesionado con la aniquilación de los judíos que el fiscal israelí intentaba mostrar. Eichmann se reveló a los ojos de Arendt como un burócrata mediocre y vulgar, que seguía órdenes y cuya mayor aspiración era el orden y la ejecución de un plan que le había sido encomendado.

Contra todo lo que esperaban sus lectores, su comunidad, sus pares académicos y una sociedad ansiosa de justicia contra cualquiera que representase el régimen nazi, Arendt escuchó, debatió y razonó. No se comportó como la judía defensora de la causa de su pueblo que muchos veían en ella, sino como una pensadora universal. No creía que un filósofo pudiera ser neutral con respecto a la política, aunque reconocía que Kant era una excepción, y en una entrevista dijo: “I want to look at politics with an eye unclouded by philosophy” (Quiero mirar a la Política con ojos despejados por la Filosofía).

There’s always tension between politics and philosophy. Between man as a thinking being and a man as an acting being. There’s a tension that does not exist in natural philosophy. Just like everyone else, the philosopher can be objective with regard to nature. When he says what he thinks he speaks for all mankind. But he can’t be neutral with regard to politics. Not since Plato. There is a kind of enmity against all politics in most philosophers, with some exceptions, Kant is one of them. I want no part in this enmity, I want to look at politics with an eye unclouded by philosophy.

Su libro abrió una guerra civil entre la intelectualidad neoyorquina y europea en los años 60, y ella además de las críticas sufrió ataques que la acusaban de nazi. Antiguos amigos e intelectuales dejaron de dirigirle la palabra.

Casi medio siglo después, “Hannah Arendt”, la película de Margarethe von Trotta volvió a abrir el debate y el malentendido sobre la intelectual. Aunque el concepto de que quien hace el mal puede ser una persona corriente está aceptado como un descubrimiento de la filósofa, en el debate actual algunos consideran que no estuvo bien planteado en su libro y que el ejemplo de Eichmann no era correcto. Quizás el problema es que muchos de sus críticos no han leído el libro, y seguramente hacerlo es el primer paso para intentar comprender, el cual ella decía que era su objetivo al escribir.

En el vídeo más arriba puede verse con subtítulos en inglés la entrevista íntegra que le hizo Günter Gus para un programa de televisión alemán llamado “Zur Person” (La persona), emitido el 10 de abril de 1963 en ZDF.

Los artículos que publicó Hannah Arendt para The New Yorker y de los que luego surgiría el libro están online: Eichmann in Jerusalem-I, II, III, IV y V.

Publicado en libertad, miedo, mujeres | Etiquetas: , , , , , , | Dejar un comentario

Por qué se usa mal la palabra ‘hacker’ en titulares

00192327-960x601

Never mind that in ‘true’ hacker culture – as found in hackerspaces, maker-labs and open-source communities around the world – the mechanical act of breaking into a computer is just one manifestation of the drive to explore beyond established boundaries. In the hands of a sensationalist media, the ethos of hacking is conflated with the act of cracking computer security. Anyone who does that, regardless of the underlying ethos, is a ‘hacker’. Thus a single manifestation of a single element of the original spirit gets passed off as the whole.

-How yuppies hacked the hacker ethos – Brett Scott – Aeon

Sólo una definición en un gran texto que recomiendo y que explica lo que nos dejamos por el camino cuando desconocemos el origen de la cultura hacker, y contribuimos a su gentrificación.

Publicado en cultura, internet, tecnología | Etiquetas: , , | Comentarios cerrados

Las cinco reglas de Botsford para editar un texto

Las memorias de periodistas, escritores, corresponsales y demás fauna de los medios me fascinan. Gardner Botsford fue editor del New Yorker. En sus memorias, “A Life of Privilege, Mostly“, (Una vida de privilegio, en general), Botsford resume el trabajo del editor en cinco reglas, junto con algunas vivencias con las que todo el que haya cumplido funciones de editor en una redacción le resultarán muy fáciles de identificar con las propias. ¿Quién no ha tenido un Wechsberg?

 

A principios de 1948, la entrega de «Carta desde París» y «Carta desde Londres» se trasladó desde el domingo a un día más civilizado de la semana, y a mí me trasladaron con ella. Otra persona pasó a encargarse de las noches de domingo y empecé a dedicar la mayor parte del tiempo a editar largas piezas factuales: «Perfiles», «Reportajes» y textos de ese tipo. Seguí editando a Flanner y Mollie Panter-Downes –de hecho, a partir de entonces edité todo lo que cualquiera de los dos escribiese para la revista–, y también me asignaron a varios escritores de primera clase del New Yorker, con muchos de los cuales formé alianzas permanentes. Eso implicaba menos tiempo con los escritores de menor calidad con los que había empezado, los Helen Mears y Joseph Wechsberg. Helen Mears era una escritora olvidable; a Joseph Wechsberg lo recordaré siempre. Era un incordio, un Mal Ejemplo y un rito de paso para cada editor junior. Para empezar, era checo y en realidad nunca aprendió inglés. (Aquí hay una observación biológica de Wechsberg que he conservado intacta a lo largo de los años: «Sin los largos hocicos de los abejorros, los pensamientos y el trébol rojo no pueden ser fructificados».) Además, había empezado como escritor de ficción (ahora es más conocido, si es que se le conoce por algo, por algunos relatos que publicó en la revista antes de la guerra) y, cada vez que los datos que necesitaba resultaban elusivos, se los inventaba. Como su escritura estaba desvinculada de la gramática, el vocabulario y la cordura (ver arriba), podía escribir muy deprisa, y no había nadie más prolífico que él. Sandy Vanderbilt siempre decía que había editado más a Wechsberg que yo, y que había editado más a Wechsberg de lo que el propio Wechsberg había escrito, por culpa de una pesadilla recurrente en la que trabajaba en un manuscrito implacable e interminable de Wechsberg que seguía supurando por mucho que Sandy trabajara, pero cuando fuimos a la morgue y sacamos el archivo de Wechsberg, ninguno de los dos podía recordar quién había editado qué, o, para ser más precisos, quién había escrito qué. Lo que nos molestaba era que Wechsberg era inmensamente popular entre los lectores, lo que quería decir que nosotros éramos inmensa, aunque anónimamente, populares entre los lectores. Cuando llegaron algunos editores que eran todavía másjuniors que yo –Bill Knapp, Bill Fain, Bob Gerdy y un par de figuras más transitorias–, les asignaron a Wechsberg y yo quedé libre al fin. No totalmente libre, por supuesto.

Como la revista publicaba cincuenta y dos números al año, la mayoría de los cuales contenía (entonces) al menos dos piezas factuales, era demasiado esperar que los escritores de primera fila pudieran satisfacer esa demanda. Eso abrió la puerta a escritores de segunda línea y yo (como Sandy, Shawn y todos los demás) tenía que echar una mano. Era el tipo de trabajo que me llevó a una serie de conclusiones sobre la edición.

Regla general n.º 1: Para ser bueno, un texto requiere la inversión de una cantidad determinada de tiempo, por parte del escritor o del editor. Wechsberg era rápido; por eso, sus editores tenían que estar despiertos toda la noche. A Joseph Mitchell le costaba muchísimo tiempo escribir un texto, pero, cuando entregaba, se podía editar en el tiempo que cuesta tomar un café.

Regla general n.º 2: Cuanto menos competente sea el escritor, mayores serán sus protestas por la edición. La mejor edición, le parece, es la falta de edición. No se detiene a pensar que ese programa también le gustaría al editor, ya que le permitiría tener una vida más rica y plena y ver más a sus hijos. Pero no duraría mucho tiempo en nómina, y tampoco el escritor. Los buenos escritores se apoyan en los editores; no se les ocurriría publicar algo que nadie ha leído. Los malos escritores hablan del inviolable ritmo de su prosa.

Regla general n.º 3: Puedes identificar a un mal escritor antes de haber visto una palabra que haya escrito si utiliza la expresión «nosotros, los escritores».

Regla general n.º 4: Al editar, la primera lectura de un manuscrito es la más importante. En la segunda lectura, los pasajes pantanosos que viste en la primera parecerán más firmes y menos tediosos, y en la cuarta o quinta lectura te parecerán perfectos. Eso es porque ahora estás en armonía con el escritor, no con el lector. Pero el lector, que solo leerá el texto una vez, lo juzgará tan pantanoso y aburrido como tú en la primera lectura. En resumen, si te parece que algo está mal en la primera lectura, está mal, y lo que se necesita es un cambio, no una segunda lectura.

Regla general n.º 5: Uno nunca debe olvidar que editar y escribir son artes, o artesanías, totalmente diferentes. La buena edición ha salvado la mala escritura con más frecuencia de lo que la mala edición ha dañado la buena escritura. Eso se debe a que un mal editor no conservará su trabajo mucho tiempo, mientras que un mal escritor puede continuar para siempre, y lo hará. La buena escritura existe al margen de la ayuda de cualquier editor. Por eso un buen editor es un mecánico, o un artesano, mientras que un buen escritor es un artista.

Vía el blog de Fernando García Mongay

Publicado en periodismo, Textual, tips | Etiquetas: , , , | Dejar un comentario

El Ángel cenital

Ángel cenital

En México, el conocido como el Ángel de la Independencia es en realidad una Victoria alada. Santiago Arau Pontones y Luciano Larobina hicieron subir un dron para regalarnos esta visión de uno de los lugares más simbólicos del DF. Click en la imagen para verla más grande.

Publicado en fotografía | Etiquetas: , , | Dejar un comentario

Qué es “producto” en un medio digital

Relaxing cup

El jefe de producto o Product Manager es una posición muy conocida en startups y empresas tecnológicas, pero no tanto en medios. Supongo que como las redacciones tradicionales han tenido que adaptarse a un profundo cambio estructural y de mentalidad al transformarse al medio digital, la figura de un director de Producto, o Chief Digital Officer como también se le llama, es cada vez más conocida en medios nuevos.

Cuando hablé con el director de eldiario.es la primera vez antes de entrar, me dijo que estaba pensando en mí para este puesto, que necesitaba un perfil no técnico pero que pudiera hablar el lenguaje de los desarrolladores, que pudiera entender a los comerciales sin dejar de ser periodista. Una mujer-puente, esa soy yo. Disfruto mucho de ser enlace entre las distintas áreas porque me permite un ejercicio constante de flexibilidad, búsqueda, argumentación y ejecución, y me gusta tener el big picture en mente.

Mi descripción de funciones es la de coordinar y ayudar a mejorar los procesos entre las tres grandes áreas de eldiario.es. En aquel momento venía de una startup en la que como socia desempeñé casi todos los puestos (dirección de contenidos, contabilidad, administración, recursos humanos, relaciones públicas, temas legales, por decir sólo algunos, cualquier emprendedor me entenderá); después de eso no necesité más explicación para saber cuál era mi tarea en un medio digital.

Con el crecimiento de nuestra organización, surge la necesidad de explicar qué es “Producto” a las nuevas incorporaciones. Curiosamente quienes vienen de medios tradicionales o de la universidad de periodismo no conocen este puesto, que a cualquier persona que venga de startups tecnológicas o medios nuevos le suena.

El producto en una empresa como la nuestra es uno y es múltiple. La cabecera o la marca del diario, cada uno de los especiales informativos que lanzamos, las secciones, los blogs, la revista trimestral en papel que sacamos en kioscos, cada uno de ellos son productos, y aunque tienen responsables individuales, deben ser cuidados y desarrollados en relación con el “gran” producto que es eldiario.es para nuestros lectores.

Algunas habilidades clave de los perfiles de producto son: la capacidad de tener una visión más grande que el producto en sí, el foco que deben poner en algo para entender cómo lograr su ejecución en los detalles, habilidades comunicativas para saber construir una narrativa en la que encajen todos los equipos de diferentes áreas y la capacidad de cambiar rápidamente, reconocer errores y tomar decisiones rápidamente cuando detectan fallos.

Cómo es mi rol en eldiario.es

Otra de las formas en que explico mi función cuando me preguntan, es con ejemplos: el comercial se encarga de vender anuncios y su objetivo es ingresar dinero, el objetivo de la redacción es producir piezas periodísticas, los desarrolladores llevan todo lo relacionado con el sistemas informáticos, ¿quién va a mirar por el producto en sí que llega al lector cuando pueda haber vacíos o conflictos entre un área y otra?

En pocas palabras, ¿quién mira por entregar día a día la mejor selección de noticias en un soporte útil, cómodo, que esté en línea con lo que nuestros lectores, anunciantes y nosotros mismos queremos hacer, en base a nuestros principios? Allí estoy yo, tanto si es como para señalar la forma de mejorar un proceso de trabajo, como pedir recursos o participar en procesos de selección de personal.

Miro métricas hacia adentro, busco tendencias hacia afuera y escucho a nuestros lectores-usuarios. También hablo con las terceras partes que nos ofrecen servicios para incorporar tanto interna -para mejorar nuestros procesos- como externamente -de cara al producto que ofrecemos-, reviso acuerdos con ediciones y colaboradores externos y en general superviso la puesta en marcha y el desarrollo de nuevos productos (apps, versiones móviles, especiales informativos, campañas, etc).

Si determinados contenidos no están llegando bien a los lectores (por un problema de diseño, o de funcionalidad, o de calidad en los gráficos) yo me encargo de escuchar a las partes y proponer ante la dirección los nuevos procesos, herramientas o recursos para gestionar ese cambio; hablo con diseñadores, desarrolladores, jefes de sección y gerencia.

Si un anunciante quiere una fórmula diferente de las establecidas, el comercial me la mostrará y juntos veremos si es factible, teniendo en cuenta recursos, usabilidad para el lector y principios y políticas de nuestro medio. Todo parece mucho y lo es, pero también es responsabilidad del jefe de producto saber qué priorizar, saber delegar e ir pivotando entre lo que se necesita a cada momento.

Probablemente escriba más sobre este tema en el blog porque a partir de septiembre voy a enfocar todo mi tiempo en Producto. Hasta ahora también llevaba la sección de Tecnología de eldiario.es, Diario Turing, que dejaré en buenas manos, aunque no me resistiré de vez en cuando a escribir algo. Cada vez crecemos más y necesitaré más horas para Producto.

Empresas que están innovando suelen tener a figuras activas en estos puestos, que a veces comparten lo que aprenden. Pablo M. Fernández, de Chequeado, hizo una buena recopilación de blogs que hablan de producto y Ezequiel Apesteguía (jefe de producto en Artear) puso los suyos en un pastebin. Hay muchos y muy buenos product managers, jefes de desarrollo de producto o directores de innovación, dependiendo de cómo le llamen en la empresa, trabajando en estas áreas en empresas en España y en América Latina. En su blog, Silvia Cobo suele a entrevistar a gente que está innovando en medios periodísticos. Si conocen más blogs sobre Producto, pueden dejarlos en los comentarios.

Blog Widget by LinkWithin
Publicado en cosas mías, medios, periodismo | Etiquetas: , , , , | Dejar un comentario
  • También hablo de


  • Aquí se habla de

  • Archivo