Por qué Susan Boyle no es viral (y la industria tiene que cambiar el chip)

Llámenme insensible pero lo más conmovedor de Susan Boyle no es la historia de Cenicienta que maneja detrás sino los números que muestran la propagación alucinante que puede sufrir un mensaje en nuestra era de redes y todo lo que tienen estos para decirnos sobre los nuevos modelos de distribución de la cultura.

El video de 7 minutos colgado en Youtube ha quebrado todos los récords de visionado en una semana -al momento de escribir este post, 14 días después de publicado, 43.6 millones de visitas y subiendo-, incluso de algunos que llevan varios meses, como la imitación de Sara Palin por parte de Tina Fey (8.7 millones) o el discurso de la victoria de Obama la noche de su elección (4.8 millones de visitas en este momento). Pero es que según Visible Measures, que mide estadísticas de varios sitios que comparten videos, todos los videos con Susan Boyle, incluyendo sus entrevistas en televisión, han generado un total de 85.2 millones de vistas. Julie Supan, portavoz de Youtube, dice que en sus cuatro años en la compañía no recuerda un video que rankeara de esta manera.

El Washington Post recoge estas y otras estadísticas, como las de su página en Wikipedia que sumaba 500 mil visitas a una semana de su creación, o los datos de su página en Facebook, que sumaba cientos de nuevos miembros cada pocos minutos y en una semana pasó de 150 mil miembros a más de un millón.

Pero mucho más interesante es el análisis de Henry Jenkins, , que evita llamar virales a estos procesos, sino que habla de spreadability, y la diferencia detrás de eso es la intención. Dice Jenkins:

The difference between “viral” and “spreadable” media has to do with the conscious agency of the consumers. In the viral model, nobody is in control. Things just go “viral.” In the Spreadability model, things spread because people choose to spread them and we need to understand what motivates their decision and what facilitates the circulation.

While she originated on British broadcast television, her entry into the American market was shaped more by the conscious decisions of 87 plus million people who choose to pass her video along to friends, families, work mates, and fellow fans than by any decision by network executives to put her on the airwaves in the first place.


En estos días en España estamos hablando mucho de la cultura y de los posibles nuevos modelos para distribución de contenidos, y datos como éste ponen de manifiesto de qué estamos hablando. Los usuarios ya son parte de esa distribución de los contenidos, nos guste o no:

We have to understand the Susan Boyle phenomenon as occurring at the intersection between broadcast media (or to use Amanda Lotz’s term, television in the post-network era.) In other words, this is convergence culture at work.

The Susan Boyle phenomenon would not have played out the same way if there wasn’t YouTube, if there weren’t social networks, if there weren’t Twitter. Indeed, the very similar video of Paul Potts making a similarly surprising success on the same program generated nowhere near the same level of circulation a year ago (though it may have also prepared the way for the public’s interest in this story). What allowed the Susan Boyle video to travel so far so fast was that it could travel so far so fast.

En el mismo análisis se menciona ese plus de audiencia ganada a los medios tradicionales: el vídeo se distribuyó sin derechos de comercialización en el resto del mundo, simplemente porque no había forma de hacerlo. Quien hubiera querido consumir ese momento no tenía forma de comprarlo: el programa no fue distribuido comercialmente fuera del Reino Unido, ni en Hulu, ni en iTunes, ni con la misma inmediatez, ni con la recomendación de un conocido que decide compartir ese contenido.

Aunque los productores del video podrían haber monetizado las visitas, según Wired, decidieron no hacerlo, porque no se trataba de eso. Jenkins cree que tanta spreadability incluso puede significar más una responsabilidad (liability) que una baza (asset), porque el interés de las personas es efímero, y si Susan Boyle grabase un disco, para el momento en que ese disco saliera al mercado ya no existiría el mismo interés que hace que la gente busque sus datos en Wikipedia.

Susan Boyle, la mujer que paradójicamente no sabía lo que era Youtube, nos está haciendo ver muchas cosas. Entre ellas, que todavía tendemos a transladar los antiguos modelos de promoción y publicidad a la nueva forma de difusión de la cultura, queremos encajar eso en el fenómeno de las conversaciones grupales, queremos números rápidos.

Ya no habrá virales, nunca los hubo si creíamos que el contenido se transmitía casi involuntariamente. Que contagioso significaba carente de decisión. Las decisiones de la multitud cuentan, y cuentan más que nunca.

Blog Widget by LinkWithin

Puedes comentar con el sistema que prefieras

10 respuesta a “Por qué Susan Boyle no es viral (y la industria tiene que cambiar el chip)”

  1. Lo de «viral» es una metáfora con una aplicación todavía muy nueva, así que cada uno la entenderá de forma un poco distinta.

    Aún así, me sorprende que Jenkins diga que «in the viral model, nobody is in control»: si «viral» es lo que financian, diseñan y diseminan en la red de forma semi-encubierta las empresas de RRP, y «spreadable» es (aparte de un tipo de mantequilla) lo que los usuarios deciden potenciar por su cuenta… entonces en ambos casos hay control. Desde luego en el primer caso sí.

    Es un asunto de quién ejerce agencia; las empresas o los particulares. No creo que haya una gran diferencia. Quiero pensar que los virales de diseño no cuajan si los consumidores no los apoyan, como grupo. Pero seré un optimista.

  2. Pingback: meneame.net
  3. Me parece una tontería poner una nueva definición a algo que ya existe. El Jenkins este quiere inventar la rueda otra vez. Viral es viral y punto.

    Dice que no es viral porque viral significa que lo transmites sin querer, sin ser consciente. Jajaja… cuando veo el anuncio de las pelotitas de Sony y decido enviarselo a mis amigos y publicarlo en el blog.. ¿No soy yo quien tomo las decisiones? ¿Es el “virus” del vídeo quien me controla?

    Viral es una metáfora sobre la rapidez de la distribución.. no se refiere a que lo envíes sin darte cuenta.

    PD. Gracias por el tiempo que te has tomado para la traducción, muy lograda 🙂

  4. El mundo necesita cosas bellas,esta mujer nos ha movilizado……..no todo esta perdido,,,,,,,,,somos millones ..Felicitaciones a las almas sensibles de este hermoso mundo y gracias Susan Boyle.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Loading Facebook Comments ...
Loading Disqus Comments ...