Obsesiones

Kowloon Walled City

Uno escribe para matar sus obsesiones. Tengo esa certidumbre de que escribiendo todo sobre algo voy a vaciarme del tema, voy a cansarme y quedar limpia para echar la mirada sobre otras cosas. (Escribiendo, no necesariamente publicando, dije). Sucede a veces: esa calma, esa plenitud después de parir un texto. Pero otras veces las obsesiones vuelven, y allí es cuando te das cuenta de que son del peor tipo que existen.

Imagen: Kowloon Walled City, por Jeremy Johnson

Blog Widget by LinkWithin
Esta entrada fue publicada en cosas mías y etiquetada como , . Guardar el enlace permanente. Añade un comentario o deja un trackback: URL del Trackback.

Puedes comentar con el sistema que prefieras

Publicar un Comentario

Tu email nunca se publicará ni se compartirá. Los campos obligatorios están marcados con un *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*
*

Loading Facebook Comments ...
Loading Disqus Comments ...
  • También hablo de


  • Aquí se habla de

  • Archivo