Liberaron los libros

Con alivio puedo poder poner este título a un tema que ha sido imagen del surrealismo argentino. El país que históricamente ha tenido las tasas más altas de alfabetización en América Latina, uno de los mayores productores de premios Nobel de Ciencia y el país donde una ciudad, Córdoba, tiene más estudiantes de cine en Córdoba que en toda Europa, vio cómo de un día a otro, su gobierno prohíbe la importación de libros con una excusa de unas tintas.

Dije en ese momento que me dolía el país, como otras veces, porque en un mundo donde el acceso al conocimiento y la información está directamente ligado al desarrollo, poner obstáculos a la distribución de cultura es suicida, imbécil o tirano, todavía no me decido por una.

Mi padre, que acaba de editar un libro en Madrid y con toda su emoción había enviado unos ejemplares a sus amigos en Argentina, estuvo toda la semana con la pena de que sus libros se quedaran perdidos para siempre en algún almacén de Ezeiza. Algunos de sus amigos viven a mil kilómetros de Buenos Aires, un viaje, que suponiendo pudieran hacer, habría que sumar este «impuesto» de unos 50 euros por retirar el libro.

Una amiga escritora que nació en Argentina está por presentar su libro en la Feria del Libro de Buenos Aires: de repente toda su ilusión se vino abajo y una ley absolutamente kafkiana oscureció el momento de reencuentro con su país.

Son dos casos muy cercanos, pero no me importaban tanto ellos como la falta de acceso de todo un país a publicaciones que no se producen en Argentina. Libros de estudio, obras de autores extranjeros, publicaciones científicas, revistas de divulgación. El conocimiento de nuestra civilización es global, y cada vez más la cultura se multiplica. Estamos en una época en la que casi podemos oír el ruido que hacen los libros digitales al romper las fronteras físicas, donde los soportes no tienen más valor que el de hacernos llegar el contenido más rápido, más fácil y más cómodamente.

El título de este post tiene el verbo en indicativo en vez de imperativo porque la información vuela, porque nos comunicamos, porque protestamos, y las cosas cambiaron. Hernán Casciari escribió un post (léanlo o den click al audio abajo) que dio lugar a una amplia expresión en redes sociales en contra de estas medidas con el hashtag #Liberenloslibros. Guillermo Moreno, el secretario de comercio responsable de la medida, la levantó para los envíos particulares, diciendo que había sido «malinterpretada».

Foto de green_is_in

This is Twitter

Hay gente que tiene el don del resumen. Quien hizo este video supo comprimir en 40 segundos gran parte de lo que ha estado pasando estos meses en Twitter, con la Ley Sinde, la digna retirada de Alex de la Iglesia, los insultos de Alejandro Sanz, la respuesta de Juan Gómez Jurado y la iniciativa que surgió de esto donde el autor lleva conseguidos 30 mil euros en donaciones para Save The Children.

Me llega vía Twitter a través de @FamosoCantante

Zuckerberg and Assange

“What are the differences between Mark Zuckerberg and me? I give private information on corporations to you for free, and I’m a villain. Zuckerberg gives your private information to corporations for money and he’s Man of the Year.”

– Julian Assange on SNL

WikiRebels, el documental sobre WikiLeaks

Desde el verano de 2010 hasta ahora, SVN, la televisión pública sueca ha estado siguiendo a WikiLeaks y su fundador, Julian Assange. Dos periodistas, Jesper Huor y Bosse Lindquist han viajado a los países donde WikiLeaks opera, para entrevistar a sus miembros clave, Assange y al nuevo portavoz Kristinn Hrafnsson, como también a Daniel Domscheit-Berg quien ahora ha creado su propia versión, Openleaks. Hoy conocimos WikiRebels, el documental sobre WikiLeaks.

[Actualización]: Ya han puesto la versión con subtítulos en español, recomiendo verla a mayor tamaño desde la web de Youtube.

Alierta: «Los buscadores tendrán que pagarnos por usar nuestras redes»

Cesar_Alierta

«La inteligencia está en la Red, y las redes son nuestras», esta increíble perla ha soltado César Alierta, presidente de Telefónica en Bilbao, en una rueda de prensa donde dijo que «es evidente» que los buscadores de internet tendrán que pagar a Telefónica, porque «utilizan nuestra red sin pagarnos nada». Perdón tantas comillas y negritas, pero es que sigo sin poder creer lo que escuché.

Los buscadores de Internet utilizan nuestras redes sin pagarnos nada, lo que es una suerte para ellos y una desgracia para nosotros, pero eso no va a poder seguir, es evidente. Es decir, las redes las ponemos nosotros, el peering lo hacemos nosotros, los sistemas los hacemos nosotros, el customer care lo hacemos nosotros, el servicio posventa lo hacemos nosotros, el servicio de instalación lo hacemos nosotros… lo hacemos todo. Quiero decir, ellos tienen algoritmos, esteee, y los contenidos… [ininteligible] ¿Cuál es la estrategia de Telefónica? Eso va a cambiar, estoy convencido, va a cambiar.

Ayer vi el vídeo y tuve que ponerlo otra vez porque pensaba que había entendido mal. Dice alguien que estaba allí que Alierta no estaba bien. No encuentro otra explicación.

¿Los usuarios no pagamos ya por usar internet? ¿Ahora Telefónica quiere que no sólo yo, sino también Google le pague? No entiendo, de verdad. El fabricante de vasos que pretendiera cobrarte no sólo a tí que tomas tu desayuno sino también a la empresa de la leche, o los dueños de las cafeterías que quisieran cobrar por las ideas que surgieron en las animadas charlas que allí ocurren, tan desatinado como eso. Sí, también y sobre todo desde el punto de vista legal, la inteligencia y las ideas son libres, con independencia del lugar donde se expresen.

[Relacionado: ¿A qué se refería Alierta con customer care de Telefónica? :P]

Blog Widget by LinkWithin