Wikileaks

Wikileaks

Con Wikileaks y el caso de los documentos filtrados de la guerra de Afganistán estamos viviendo un momento transformador, no sólo en la historia del periodismo moderno, sino también en el debate sobre privacidad y transparencia, seguridad y control, en ámbitos empresariales, políticos y hasta círculos de la Casa Blanca y el Pentágono. Hasta ahora las filtraciones eran algo conocido que de vez en cuando ocasionaba debates internos en las redacciones, pero Julian Assange a bordo de su nave Wikileaks con la transparencia como bandera, ha quitado a los medios de en medio (nunca mejor dicho) y ha exclamado: aquí estamos para mostrar lo que tenga que ser revelado.

Esto es parte de un post mío que sale hoy publicado en ALT1040, lean el resto y si están o no de acuerdo, me encantará escuchar sus puntos de vista, allí o aquí.

Destino: Windhoek

Barajas

Hemos facturado con esa sensación de tener prisa aunque no la tuviéramos. T2 o T1, todo iba a darse bien pero los nervios siempre reclamando su rol concerniente a aeropuertos. La pastilla de la malaria con sus mil advertencias de efectos adversos escritos en el papelito y ahora en la cabeza pensando si lo que siento en el cuerpo es eso o es algo de lo que los médicos nunca tendrán idea.

Fuí despidiéndome de todo el mundo hasta que me di cuenta de que ya estaba sola con mi mochila y que era hora de salir de casa. El primer partido de España en este Mundial salió a lo largo del día de todas las bocas de otras personas ocasionales: camareros, taxistas, gente que toma un café en la mesa de al lado. Me he rodeado de gente tan poco atenta al fútbol como yo, y a veces parecemos desconectados del resto del mundo, pero el taxista que no quiso coger su taxi para llevarme al aeropuerto me recordó lo del partido, o lo que llaman “el poder del fútbol”. 

Twitter logra ser protagonista hasta el final y avisó lo de Mediapro cuando ya no podía leer todo lo que había salido y estábamos entre escáneres, pero ahí estaba Nacho para contarme que no era lo que parecía. Sí, Nacho es Ignacio Escolar, periodista fundador de Público, a quien en mi post anterior todavía no había podido presentar. Esperando en la puerta de embarque pusieron el partido en una pantalla. Nacho absorto escribiendo su columna en una laptop sentado en el suelo al lado de un enchufe y toda la sala de embarque mirando un plasma mudo donde España era goleada por un suizo fue como esas escenas de películas con mensaje. Pensé que la realidad a veces es tan clara como un director de cine desesperado por contar muchas historias en 90 minutos.

Escribo esto mientras sobrevolamos Munich, en mi iPhone. Nacho acaba de escribir la columna de mañana, la he leído y me ha encantado. Pienso que en realidad todavía no pasado nada pero lo cierto es que no tengo esa sensación. Hoy ha sido un día en el que hemos anunciado una noticia muy buena en Hipertextual, la hemos celebrado entre amigos y una vez más pienso en esta vida que me hacía leer escolar.net y ALT1040 cuando Internet eran sólo 15 minutos diarios en la biblioteca, en lo que me copiaba en un diskette los artículos para leerlos luego en casa y así poder leer mucho más. La culpa de todo esto la tiene Radiohead que me hace sentir así mientras escribo, y la gente de Shoe Aid for Africa que me ha elegido para esta etapa del viaje, dándome una gran alegría. No se escribe bien bajo los efectos de la dicha. En Munich nos reunimos con parte de la comitiva y esta noche volamos a Namibia.

[Nota: Estoy publicando este post recién a mi vuelta, los temores sobre la conectividad eran fundados y estuve sin conexión durante todo el recorrido de norte a sur por Namibia. Pero creo que fue incluso mejor. Ya contaré.]

Apuntes sobre el EBE 2009

ebe09-victoriano

Me acuerdo que el año pasado alguien dijo del EBE que necesitabas un mes para procesar esos tres días. Ya han pasado más de 15 desde el EBE 2009 y siguen preguntándome cómo lo vi, así que mejor ahora que (más) tarde. El año pasado mi entrada sobre el Evento Blog España se quedó en el dashboard, y me arrepentí muchas veces de no haber publicado algo. Sobre todo por la sensación de absoluta satisfacción que nos dejó ese EBE 2008.

Durante un año entero he estado recomendando a todo el mundo asistir al EBE por ser el evento más relevante de blogs de España. Este año compartí con muchas personas esa gran alegría anual de encontrarnos y ver a la gente detrás de los blogs, aunque la percepción general fue que el programa podría haber estado mejor. Realmente no creo que todo pase simplemente porque la blogósfera está madura y los blogs han muerto: ¿de verdad no hay temas de los que hablar en un año donde hay tantos cambios?

Sin embargo la principal razón de existir del EBE sigue totalmente en pie, y es su fama de ser el meeting point de la blogosfera española. Quizás por eso muchos no van por el programa de ponentes, sino por el networking de los pasillos  y la oportunidad de quedar con gente afín en una ciudad maravillosa como Sevilla.

El programa

Thumbs up: para la presentación de Alfonso Alcántara (@yoriento) que nos sorprendió, nos hizo reír y pensar; y para la entrevista de Berto Pena (Think Wasabi) a Pau García Milá (EyeOS), brillantes los dos.

El programa, sin embargo, ha sido lo menos destacable de este EBE. La organización debería trabajar más en el formato de las presentaciones y coordinarlo con los ponentes. No me sirve que Tuenti o Tumblr me vendan su producto: somos un público que ya conoce estos servicios, quiero saber lo que no está en su discurso publicitario. Lo que nos sorprendió en este EBE fueron justamente esos momentos donde los ponentes podían salir de la rutina de una mesa redonda o panel tradicional.

Los ponentes europeos

mesa-europa-victoriano

Este año por primera vez el EBE incorporó al programa una mesa hablada íntegramente en inglés, con bloggers y entrepreneurs de distintos países europeos. El tema fue Una visión desde Europa, y tuve el inmenso placer de moderarla y preguntar los puntos de vista de los ponentes sobre este evento y sobre el panorama general de los blogs europeos y las redes sociales.

Nicole Simon afirmó que nada se oía de España en materia de internet fuera de ella, y la mesa concordaba en que el poco inglés que se habla en nuestro país tiene parte de la culpa en ello. Un acierto el empezar a incorporar más ponentes internacionales y una señal que muestra dónde se puede mejorar: habrá que prestar más atención a quienes cuentan lo que está pasando en España en inglés, que es lo que traspasa nuestras fronteras, o empezar a contarlo nosotros mismos.

Los Premios Bitácoras

En esta edición estoy especialmente feliz porque ALT1040 ganó el premio al mejor blog tecnológico y esto supone un reconocimiento para un equipo de gente excepcional con el que trabajo día a día.

Más allá de que prefiero que ganen estos premios blogs que no son tan conocidos, la decisión del público manda y es inevitable que el jurado se encuentre con finalistas muy visitados.

Pero más allá de mi vivencia personal, creo que estos premios son un poco la alfombra roja de los blogs y se viven con auténtica emoción (Maikelnai puede dar fe). Enhorabuena a los que los hacen posibles.

premio-alt1040-victoriano

El año que viene el EBE cumplirá 5 años, buen momento para un replanteo. Tiene el enorme mérito de ser un evento exitoso, citado como la conferencia más importante de España en el ámbito de los blogs e internet, pero este año es la primera vez que oigo a  gente no estar segura de ir al próximo.

Si el EBE aspira a seguir siendo una referencia, debería plantearse un programa más sólido que el que vimos este año. No estoy segura de que la solución pase por cobrar entrada, como muchos proponen, porque eso pondría en riesgo la masividad del evento, que sin duda es uno de sus aspectos más promocionados. Profesionalizar su organización y tratar de subir el nivel de las conferencias, dos sugerencias para que el EBE no sea sólo una quedada multitudinaria. Lo que, por otro lado, no está nada mal.

Fotos: Victoriano Izquierdo

Set en Flickr de mis fotos del EBE2009

Blog Widget by LinkWithin