UE: entre las 65 horas y los blogs

Últimamente nuestras autoridades europeas están luciéndose en sus propuestas. Casi a la vez aparecen dos propuestas de comisiones del parlamento europeo que nos retrotraen a épocas que parecían superadas.

Por un lado, la Comisión de Cultura, que quiere regular la actividad de los bloggers, y por el otro, los ministros de trabajo aprueban la posibilidad de una semana laboral de hasta 65 horas.

Libertad de expresión y derechos del trabajador, cuánto costaron. Parece mentira que sea la Europa que tanto habla de sus valores la que impulsa estos proyectos. (¿Tendrán la culpa las elecciones en 2009, como recoge Pau Llop?)

Con respecto a las 65 horas, Netoratón inició una excelente campaña en su blog, que se ha extendido por otros países y medios y cuyos números son impresionantes. Yo envié un email y me contestaron Iñigo Mendez de Vigo, diciéndome que “tendrá en cuenta mis comentarios” a la hora del debate, y David Hammerstein invitándome a leer su nota de prensa. (Cuando he ido a buscar el enlace de Netoratón veo que César convocaba a escribir un post sobre esto para hoy a las 10hs, llego tarde, pero de todas formas era un tema sobre el que quería postear.)

José Luis Orihuela propuso montar algo semejante para el tema de regular los blogs. La idea me parece buenísima. Por ahora se pueden mandar emails.

Lena Chen

Lena Chen es una blogger que escribe sobre su vida sexual. Levantó bastante revuelo en Internet al postear una foto con semen en los labios, lo que no me pareció interesante ni posteable, pero sí me lo parece la respuesta que se generó en otros blogs.

Gawker la llamó “oversharey” (algo así como alguien que comparte demasiado sobre su vida). The Reverse Cowgirl se preguntaba primero cómo un blog de alto perfil como Gawker re-posteaba aquella foto que criticaba, y luego lo llamaba sexually confused por haber recortado la foto, dejando sólo la parte de la cara donde no había semen. A raíz de eso, Boinkology debatía si el semen era SFW (safe for work) o publicable en primera plana.

En respuesta a las críticas que recibió por ese post, Chen escribió:

(…) I wrote a sex blog for nearly two years and during this time, not only did I write explicitly about sexual acts and depression and all my fuck-ups but also, I had a crazy ex who leaked my naked photos on the Internet. I mean, I’m not marketable in love and not marketable in the labor force and not marketable in civilized society, really. And when you begin to realize that you are the antithesis of everything acceptable or American, that your Ivy League resume is chock full of life experience but nothing more, that the only people who will love you are the rare ones who forgive first impressions, it’s then that you stop giving a shit and start living the way you want to live.

(…)

Is this really such a big fucking deal? Compared to some of the other things I’ve written lately, a photo of me with semen on my lips is not exactly deserving of controversy. I’m not even naked. Sure, some people might find it gross and consider it porn regardless of nudity (that’s up to every individual), but you really find cum more objectionable than my views on religion? Maybe that means everyone agrees with my views on religion but no one agrees with my post-blowjob photo. But somehow, I doubt that the silence on the religion issue is because everyone concurs. I think sex is just easier to get upset about [link].

Lena Chen

No es fácil ser chica ni popular, no es fácil hablar de sexo abiertamente, no es fácil ser libre en esta sociedad que dice ser tan tolerante.

El problema con Lena es que no se limita a ser ese estereotipo de chica que muestra sus tetas en internet, ni ese otro que escribe un blog personal hablando de sentimientos asexuales, sino que además de exponer su cuerpo, contar qué siente emocional y físicamente, publica sus puntos de vista y sus razones sobre cómo lleva su sexualidad. Chen critica a la sociedad de consumo, habla del matrimonio, del aborto, del amor incondicional, de las relaciones a distancia.

Yo quisiera saber si muchos de los que la criticaron escriben, no ya sobre sexo, sino sobre cualquier tema, con la misma libertad intelectual y con esa madurez emocional para cargar con las críticas.

Blogbook, ahora en Argentina

No me quiero olvidar de avisar que se está preparando la edición del Blogbook argentino.

El Blogbook es un libro colaborativo que ha sido escrito por muchos que creemos que hay una revolución sucediendo a través de las nuevas tecnologías.

En la presentación del libro en Madrid comentábamos con varios amigos que en estos casos sabes cómo empieza pero no cómo termina porque las sinergias siguen actuando. Y justamente eso es lo que está pasando con la iniciativa argentina de lanzarlo, porque ya hay un grupo de organizadores allí (Sebastián Parigi, Feni Rubio, Karina K) que se está encargando de que todos puedan participar en un libro colaborativo que recoja las voces de blogueros, tuiteros y gente de internet.

Hay muchas maneras de participar, no sólo escribiendo contenidos. Los que quieran apuntarse tienen que mandar un email a info [arroba] blogbook [punto] es, que es la única forma de centralizar las colaboraciones.

Y si quieren ir leyendo el Blogbook español, pueden descargárselo aquí.