CISPA otra vez, y peor

Mientras medio mundo (o entero occidental) seguía tuit a tuit (que ya no por la TV, pero eso es para otro post) la caza humana del sospechoso de Boston, el Congreso de Estados Unidos aprobaba CISPA (Cyber Intelligence Sharing and Protection Act), una ley que ha hecho muchísimo menos ruido que SOPA y ACTA, y sin embargo es mucho peor en lo que se refiere a la pérdida de privacidad en internet.

CISPA

Lo más curioso es que esta vez y a diferencia de las anteriores leyes que fracasaron, los grandes de internet apoyan CISPA: Microsoft, Yahoo, HP, Oracle y Cisco -reunidos en la asociación Technet-. Aunque Facebook, que hasta hace semanas estaba a favor, ha restado su apoyo y Google no ha fijado una posición pública. En la página del Congreso se puede ver la lista de compañías que han enviado cartas de apoyo a CISPA.

La ley, con la siempre efectiva excusa del terrorismo, exime de cualquier tipo de responsabilidad a las compañías que entreguen datos privados de sus usuarios. Como señala Michelle Richardson , de la Unión Estadounidense por las Libertades Civiles, las compañías pueden enviar directamente los datos que encuentren al gobierno, sin tener que extraer la información personal y privada antes de compartirla (con otras compañías o con el gobierno), y no tendrán ningún tipo de responsabilidades legales. Es decir, pueden hacer lo que quieran con esta información.

El último paso para su aprobación final se puede dar en el Senado. La falta de garantías de lo que las compañías puedan hacer con esa información es lo que aparentemente está preocupando a la Administración Obama, quien podría ejercer su veto y frenar la ley, para lo que ya hay una campaña promovida por la EFF.

Assange y el riesgo de extradición a Estados Unidos

No son buenos días para Julian Assange. Ayer se extinguieron sus posibilidades de evitar ser extraditado a Suecia por los cargos para declarar en la Corte, y hoy se conoce que el Departamento de Estatal de Correcciones lo mantendrá en prisión hasta su audiencia.

Julian Assange
Julian Assange

Siete jueces de la corte británica unánimamente denegaron la apelación en contra de su extradición, alegando que «no hay méritos». Hace dos semanas, la corte había rechazado su argumento de que una orden de arresto europea no era válida. Sus abogados sostenían que la decisión estaba basada en un punto legal que no había sido debatido en corte.

A partir de ahora sólo le queda el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, que según Jennifer Robinson, miembro del equipo legal de Wikileaks, está siendo considerado por Assange para su apelación. Sólo en el caso en que Estrasburgo admita el expediente, la extradición podría paralizarse.

Recordemos que todo esto viene a partir de las controvertidas acusaciones de violación y agresión sexual hechas sobre Assange por dos ex voluntarias de Wikileaks a mediados de 2010.

Desde diciembre de ese año, Assange ha estado bajo arresto domiciliario en Gran Bretaña, mientras se resolvía en la corte inglesa su pedido de extradición a Suecia. Arriba hemos tachado algo, y es porque normalmente se nos olvida que Julian Assange lleva 555 días de arresto sin cargo alguno. La misma Corte de Reino Unido pidió disculpas en sus declaraciones sobre la extradición, por haberse referido a él como el «acusado» anteriormente.

Assange no ha sido formalmente acusado de nada y en Suecia sólo se le requiere para declarar. En este aspecto el principal temor de Assange es que Suecia sea sólo la primera escala en su extradición a Estados Unidos para juzgarlo por Wikileaks.

La misma embajada de Australia en Washington declaró que:

The US investigation against WikiLeaks is unprecedented both in its scale and nature
[La investigación que lleva Estados Unidos contra Wikileaks no tiene precedentes en su escala y naturaleza.]

Es muy probable que Estados Unidos pida la extradición cuando Assange esté en custodia de Suecia y hay muchas razones para creer que es así. Según John B. Bellinger III, exasesor legal del Departamento de Estado y del Consejo de Seguridad Nacional:

The US government is certainly looking at the technical aspects of the two extradition agreements between the UK and Sweden and then considering the political and legal atmosphere in both places.
[ El Gobierno de Estados Unidos seguramente está revisando los aspectos técnicos de los dos acuerdos de extradición que existen entre Reino Unido y Suecia y considerando la atmósfera legal y política en ambos]

Tanto Reino Unido como Suecia no han querido garantizar que no extraditarán a Assange a pedido de Estados Unidos.

Estados Unidos probablemente intente emitir una orden bajo cargos que no son abiertamente políticos. Por un lado es bastante difícil para un individuo probar que la motivaciones para una extradición son políticas y más especialmente cuando el estado que la requiere es un aliado político, como es el caso de Estados Unidos para Suecia y Reino Unido, ya que las tropas suecas están bajo órdenes militares de la OTAN en Afganistán, y Suecia fue uno de los primeros países en enviar jets de ataque a Libia bajo pedido de Estados Unidos.

Por otro lado, es probable que Estados Unidos decida acusar a Assange de varios delitos (en relación o no con las de espionaje) que aparentemente no son considerados delitos políticos. El Departamento de Justicia ha ampliado su ataque para incluir una posible acusación contra el estatuto federal de crímenes informáticos, que podría entenderse como delito no político. Suecia estaría más dispuesta a aceptar la extradición si los delitos no tienen naturaleza política.

Este artículo fue publicado originalmente por mí en ALT1040.

 

Blog Widget by LinkWithin