Obsesiones

Kowloon Walled City

Uno escribe para matar sus obsesiones. Tengo esa certidumbre de que escribiendo todo sobre algo voy a vaciarme del tema, voy a cansarme y quedar limpia para echar la mirada sobre otras cosas. (Escribiendo, no necesariamente publicando, dije). Sucede a veces: esa calma, esa plenitud después de parir un texto. Pero otras veces las obsesiones vuelven, y allí es cuando te das cuenta de que son del peor tipo que existen.

Imagen: Kowloon Walled City, por Jeremy Johnson

Blog Widget by LinkWithin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.