¿Crees en Wikipedia?


Recién al cumplir los cinco años aparecen voces críticas hacia Wikipedia, un plazo bastante amplio considerando lo que muchos consiguen para ser juzgados. Especialmente los gobiernos a los que al cumplir el año de mandato ya se les está tirando la oposición al cuello (no diré los medios, porque esto es cada vez más raro) para hacer balance del año de gobierno.

El debate se encendió en la web después de que un periodista estadounidense, John Seigenthaler, se quejase en una columna del USA Today de que información errónea sobre su persona hubiese estado publicada en Wikipedia durante cuatro meses.

La mayoría de los medios que recogieron la historia exageraron muchos detalles de la misma, todos ellos contrastados en un artículo publicado por JOHO, lo que desveló ciertos celos que tienen los medios masivos de la Wikipedia.

Como bien se dice en el artículo, no vendría mal que muchos de ellos aplicasen la misma autocrítica y rigurosidad que son norma en Wikipedia.

El fundador de Wikipedia, Jimmy Wales, apenas fue contactado por Seigenthaler, quitó las versiones previas del artículo para que nadie pudiese encontrarlo por accidente, a pesar de que Seigenthaler no le había pedido eso, e incluso «se mostró asombrado de que quisiéramos hacerlo».

The Guardian tituló «Wikipedia termina con los colaboradores anónimos para evitar la calumnia» (Wikipedia bans anonymous contributors to prevent libel), y luego tuvo que rectificar diciendo que «nuestro artículo dijo erróneamente que los usuarios no registrados estarían incapacitados para editar páginas cuand sólo es la creación de nuevas páginas lo que estará restringido a colaboradores registrados». Sin embargo, como se apunta en JOHO, la implicación que subyace en el titular y al final del artículo («El hecho de registrar a los usuarios podría implicar acciones legales»), es falsa.

Traduzco:

El hecho de registrar usuarios no es para hacer más facil la demanda contra los colaboradores de Wikipedia. Tendría, de hecho, el efecto contrario. Wikipedia sigue el rastro de las IPs de los colaboradores anónimos -lo que, con una orden legal, podría llevar a descubrir la identidad real (offline)- porque no tiene otra manera de detectar si un montón de artículos basura están llegando a través de una misma fuente. Wikipedia no sigue el rastro de los usuarios registrados porque sus seudónimos tienen el mismo objetivo. Así es que requiriéndoles que se inscriban se les hace más anónimos, no menos. Pero habilita al sistema de reputación de Wikipedia a operar de manera más efectiva en nuevas entradas. Y reduce las aproximadamente 5000 entradas creadas cada día, de las cuales unas 3500 son obviamente basura («Asdfasdf» es una muy popular) rápidamente quitadas por los Wikipedianos que patrullan el sitio.
El permitir a los usuarios no registrados editar artículos existentes también juega a favor de ese sistema de reputación. Jimmy dice: «¿Por qué permitimos a usuarios anónimos editar artículos existentes cuando sabemos que el flujo de ediciones proviniente de usuarios anónimos es peor que de aquellos usuarios logueados? Implícitamente esto auto-selecciona trolls porque vemos el número de IP pero no el nombre de usuario.»

Jimmy piensa que los medios mainstream no entendieron esta historia porque tienen un problema cognitivo cuando se habla de anonimato y responsabilidad:
«… (El anonimato) no tiene que ver con saber quién eres en el mundo real. A nosotros nos importa la pseudo identidad, no la identidad. El hecho de que cierto usuario tenga una pseudo-identidad persistente en el tiempo, nos permite medir la calidad de ese usuario sin tener idea de quién es realmente.
Tratar de descubrir quiénes son las personas realmente es un trabajo para bobos en la Red. Puedes conseguir una identificación de tarjeta de crédito pero eso no te dice mucho: este es Bob Smith de Missouri. Pero si un editor se identifica como Zocky (el nombre de un Wikipediano confiable), sé que es bueno aunque no sé quién es Zocky (en el mundo real) porque conozco la historia de Zocky en el sitio.

Evidentemente, no se puede confiar a ciegas en Wikipedia (como no se puede confiar a ciegas en nada, diría yo) pero se puede contar con una gran fuente de conocimientos construida por muchas personas en la que se construye positivamente, a base de corrección de errores.

Hace tiempo leí un artículo donde se comparaba el grado de errores que tenía la Enciclopedia Británica con el de Wikipedia y resultaban ser similares. ¿Increíble? Si lo encuentro lo agrego.

Update:
Buscando el estudio donde se afirma que la Wikipedia es tan precisa como la Enciclopedia Británica, encontré una página en Wikipedia donde se recogen los errores de la Enciclopedia Británica que han sido corregidos en Wikipedia.

Otros links relacionados:
Correcting the record: Wikipedia vs. The Register [via BoingBoing]
Anonimity won’t kill the internet [via Wired]
Can Wikipedia survive its own success?

Blog Widget by LinkWithin

2 respuestas a «¿Crees en Wikipedia?»

  1. Los medios de comunicación de primera linea simplemente no entienden casi nada de lo que se ha dado en llamar la web 2.0. Yo personalmente lo he visto. Y tendrán que ponerse las pilas y dejar de pensar que todo ello no es una amenaza si no una gran oportunidad para todos y también para hacer negocio.
    Wikipedia simplemente, como todo en esta vida, no es perfecto. Pero creo que no se trata de eso. Es una herramienta fascinante a la que le auguro una larga vida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.