¿Contrato de costumbres?

Rajoy ha propuesto un «contrato de integración» para los inmigrantes que quieran residir en España. No sólo innecesario, sino además humillante y racista.

Entre respetar y cumplir costumbres hay mucho trecho. Cuando es preguntado más a fondo, suelta las palabras agresiones, mutilación genital…

La igualdad entre españoles e inmigrantes (nótese el discurso del PP que categoriza personas) que pretende resguardar Rajoy con este contrato ya rige por medio de las leyes españolas. Las agresiones son castigadas por la ley, y ante la ley somos todos iguales.

Y sobre las costumbres… por suerte se contagian. Si vives en una sociedad solidaria y honesta (como creo que es la española), que te da libertad y oportunidades, por lo general, no necesitarás ser de otra manera.

[Me ha gustado mucho este post de Rosa]

Links:
ElPaís – No soy racista pero eres un negro de mierda – Reportaje
Movilización contra el contrato propuesto por Rajoy a los inmigrantes

Blog Widget by LinkWithin

4 respuestas a «¿Contrato de costumbres?»

  1. Es absurdo lo que propone porque se trata de respetar la Constitución y la legalidad vigente. Y todo ciudadano tiene esa obligación para poder tener los mismos derechos que todos los demás, asi que ¿de que demonios habla Rajoy?

    Mi teoría es que harán ciclos de visionado obligatorio para los que quieran nacionalizarse de toda la filmografía de Paco Martinez Soria y de Pajares y Esteso. Todo al estilo La naranja mecánica hasta que se transformen en «españoles de verdad» y luego les haran tomar la alternativa como toreros y cantar y bailar por soleares (por supuesto no olvidar darles de comer paella)

  2. Me ha gustado descubrir tú blog. Gracias por tu referencia al mio. Por cierto, excelentes fotos ¡eres una artista! Enhorabuena!!!

  3. Viendo una parte ayer de la entrevista el comentario en mi casa (notable por el contenido inmigrante que la representa) enseguida saltó. Irónicamente más de uno hasta ese momento tenía preferencia por Rajoy.

    Qué hace a un español? Yo nací aquí y no me siento tal, mi hermana nació en Venezuela y sí se siente una. Conozco españoles que nunca han salido de México, donde nacieron y variantes de esto hay de todo tipo.

    La idea de que por ser inmigrante se sea de cierta «calaña» es una forma natural de pensar de la gente (todos tenemos tendencia a buscar un grupo sobre el que sentirnos superiores, y a veces es difícil darnos cuenta de lo que hacemos) que provoca no darnos cuenta del problema real.

    El problema real es que la inmigración sin registro es inrastreable. No podemos saber quienes de los inmigrantes ilegales son criminales (a los nacionales o legales los tenemos controlados en papel) así que el prejuicio natural de la gente hace que los números «deducidos» se disparen para estos grupos.

    El problema no es la criminalidad de la inmigración ilegal. No es ni siquiera la inmigración ilegal. Es el conjunto de leyes y limitaciones que hacen que la gente no pueda venir legalmente a España. Al venir ilegalmente también gente, perfectamente decente y legal, se ve limitada a tener trabajos de tercera sin contratos y sin registros.

    El problema real lo provoca la misma gente que piensa que está resolviendolo. Hay que asegurarse que la gente que quiere entrar legalmente al país tenga facilidades para hacerlo. Mi prima, trabajadora como pocos y con ascendencia española, no puede venirse a vivir porque no le dan la nacionalidad. Mi suegra no puede venir a ayudarnos con la niña porque no le permiten visa extendida.

    Lo dejo aqui porque esta ventana lleva abierta varios días y había olvidado enviar el comentario. Ya ha dejado de ser relevante pero ya escrito lo menos es enviarlo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.