Mi primera Campus Party

Debo decir que entrar en un pabellón donde hay 9000 personas, más varios tipos de robots, y donde un blogger es lo menos freak que hay, es por lo menos memorable. Tenía pendiente este post desde hace tiempo y no quise dejarlo sin publicar porque muchos me preguntaron qué me había parecido.

Campus Party - Stand de Google

Varias cosas me llamaron la atención de la Campus Party de Valencia.

– El primer día que llegué vi a varios robots. Debo decir que no soy particularmente fan de los robots, pero la experiencia de interactuar con robots con apariencia humana o animal me ha hecho plantearme varias cosas.

– El segundo día en el pasillo nos encontramos con Jon «Maddog» Hall, uno de los padres de Linux y actualmente su presidente ejecutivo. Mientras desenfundaba cámara, le pregunté ahí mismo si podíamos hacerle dos preguntas, y nos dijo «mejor nos sentamos y charlamos», lo que derivó en una agradable charla que se extendió durante más de una hora. (Vídeo pendiente de editar, ya avisaremos).

– El tiempo que parecía no pasar, pero pasaba volando. De repente eran las 12 de la noche y te dabas cuenta por el hambre que tenías. Y si mirabas alrededor a esa hora no podías describir alguna diferencia en número de gente presente con el que había a las 3 de la tarde por ejemplo.

– El ruido constante al que te acostumbras hasta el punto de no escucharlo más. Pero nuestro micrófono sí lo escuchaba, por eso me dí cuenta.

– Es algo obvio, pero no deja de sorprender: la velocidad a la que se bajaban los archivos en la red. Si el futuro es así, yo quiero estar ahí ya.

– Varios de los que encontré el día que llegué (fui a Valencia el jueves, cuando la Campus ya llevaba 3 días) me preguntaron qué me parecía, y cuando les dije que sentía que había demasiadas cosas para ver, me dijeron que era al principio, que ya me aburriría. Finalmente no me aburrí, el tiempo se pasaba muy rápido pero creo que si hubiera ido sólo como campusera y no como periodista/videoblogger pienso que mi impresión hubiese sido algo diferente. Para mí lo divertido fue ir con la cámara y Chris de un lado para el otro grabando cosas y haciendo preguntas.

Me ha gustado mucho estar en la Campus. Estar además con un compañero de trabajo que está descubriendo España y el panorama internetero aquí y tiene una mente abierta y observadora es ciertamente muy enriquecedor. Mis opiniones coinciden con las de él en varias cosas.

La Campus tiene una imagen de evento puramente LAN y la televisión por cierto no hace nada por mostrar otra cosa que el típico par de ordenadores tuneados y a algún «friki» dormido sobre el ordenador: ya tenemos noticia, nos volvemos a Madrid.

Este año con el espacio de los blogs se comienza a dar sitio a los bloggers, que hasta ahora no era el perfil de participante más visto en una Campus Party. Creo que puede ser muy positivo para la Campus tener a la comunidad blogger cubriendo el evento, pero primero tendrán que interesarlos.

Hubo algunas conferencias y talleres buenos, pero lamentablemente para quienes estábamos allí era bastante difícil estar informado sobre los horarios y actividades, ya que la agenda cambiaba constantemente. Me lo dijeron varios bloggers, les estaba resultando difícil cubrir las actividades por falta de información. En otros casos también porque las conferencias o actividades se superponían, a pesar de que tampoco eran muchas. Hubo críticas bastante fundamentadas a la organización, aunque no he visto luego suficiente eco en la blogósfera.

Pienso que sería bueno que en las próximas ediciones se programen invitados más interesantes, contenidos más relevantes y más actividades, que realmente se correspondan con la magnitud de los números de la Campus: un evento con 9000 asistentes, con una entrada que ronda los 90 euros, con un público diferente del que va a conferencias de internet o a eventos de networking, de los que sí hay varios.

El mismo Jon Hall se lamentaba off the record de que a su charla sólo fuesen 10 personas. Pero a Hall le pasa lo que nos pasa a todos, nos gusta que exista este tipo de eventos y nos lo pasamos bien y luego nos olvidamos de contar lo que se podría mejorar.

Relacionados

Entrevista a Carolina Denia en la Campus Party
José A. Gelado me entrevistó para el Podcast Oficial de la Campus Party

Blog Widget by LinkWithin

3 respuestas a «Mi primera Campus Party»

  1. La última frase es una gran verdad. ¿Por qué nos da tanto miedo meter el dedo en el ojo ajeno?, yo no voy a dejar de ver la viga en el mío por hacerlo. Espero poder ir a una CP próximamente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.