Zapatero apoya la tasa a las transacciones financieras

Un cauto ambiente de optimismo se respira en algunos pasillos y charlas con la gente que está participando de la UN Week, la semana de actividades previstas durante la Cumbre de las Naciones Unidas. Personas de otros países hablan con admiración del presidente español, José Luis Rodriguez Zapatero, que desde que llegó a Nueva York ha estado manifestando su apoyo, tanto ante las Naciones Unidas como luego en la Universidad de Columbia, a una tasa sobre las transacciones financieras con cuya recaudación se podrían cumplir los Objetivos de Desarrollo del Milenio.

José Luis Rodriguez Zapatero recibe firmas

Ayer estuve con él y la gente de Intermón Oxfam, donde se le entregaron las firmas de 31 mil españoles para que impulse el cumplimiento de los ODM ante la comunidad internacional. Zapatero había llegado muy tarde la noche anterior, a las 0hs, y nos recibió temprano por la mañana. Lo vimos entrar al hotel con su ropa deportiva cuando venía de correr a las 7.30 hs., y media hora después nos recibía impecable antes de partir a dar su intervención ante la sede de la ONU.

Había muy poco tiempo, pero Verónica Hernandez, la portavoz de Intermón Oxfam, con una energía y pasión que nos dejó impresionados, al entregarle las firmas instó a Zapatero a actuar ahora con medidas concretas para cumplir los Objetivos del Milenio de aquí a 5 años, entre ellas la implementación de esta tasa con el objetivo de conseguir fondos para la ayuda internacional (ver video).

El apoyo a la tasa, como es obvio, no es bien recibido por banqueros ni aplaudido por la prensa de los sectores más conservadores. Sin embargo, Francia, a través de su primer ministro, Nicolas Sarkozy, también ha apoyado la medida. En el evento sobre financiación innovadora que tuvo lugar esta tarde en la ONU paralelamente al desarrollo del plenario sobre ODM, el ministro Moratinos ha dicho que la tasa es simple, útil y viable y ha dejado claro que España defiende un impuesto sobre las transacciones de divisas como primer paso hacia un impuesto en las transacciones financieras, por lo que se une a países como Bélgica y Francia. Otros países desarrollados pueden seguir su ejemplo mañana mismo, porque como se ha dicho allí, esperar cuesta millones de vidas.

Reducir el hambre en el mundo es posible

Niños comiendo

Buenas noticias: El número de personas con hambre bajó en 98 millones desde el año pasado, según el último informe de Oxfam «Halving Hunger: Still possible» de acuerdo a datos proporcionados por la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO).

Pero antes de entusiasmarse demasiado hay que revisar un par de datos más: aún quedan 925 millones de personas con hambre en el mundo, algo así como que una de cada seis personas no está comiendo la cantidad necesaria de alimento. Y ese número es una cantidad mayor a las actuales poblaciones de toda la Unión Europea, de Canadá y de los Estados Unidos, los tres juntos, sí, sumados.

La segunda observación es que esa caída se debe a algo fortuito, dos años de buenas cosechas previas, y no tanto a los esfuerzos políticos y la voluntad de cambiar la situación.

Hay una serie de eventos climáticos que parecen revertir esta tendencia: los incendios en Rusia, el 4to mayor país exportador de trigo, que han llevado a que el gobierno prohiba la exportación de granos de trigo hasta el final de 2011. Las inundaciones en Pakistán harán que este país tenga que importar alimento durante el próximo año, porque el Punjab, una de las áreas devastadas, produce 80% del grano que se consume en Pakistán. La subida de precios parece inevitable.

¿Cabe la posiblidad de ser optimistas? Sí. Hay países que han abordado con éxito el problema del hambre en la última década. En Vietnam y Brasil los gobiernos impulsaron una política de apoyo financiero a los productores de alimentos más pobres (granjeros, pescadores) y crearon redes de contención social para quienes no podían producir o comprar suficiente comida. De esta manera ambos países terminaron con el problema de manera radical.

Malawi es otro caso notable: este país africano lanzó un programa de subsidios en 2005 para que los agricultores pobres tuvieran acceso a fertilizantes y semillas. La producción de maíz se duplicó en sólo dos años. Hoy, Malawi no depende de otros países para cubrir sus necesidades alimentarias y se ha convertido en un país exportador, incluso enviando comida a Haití después de que fuera golpeada por el terremoto.

Son buenas noticias pero sigue siendo necesaria una acción coordinada y que las promesas hechas en 2005 por 189 líderes mundiales se cumplan. Es el objetivo de la ONU y de muchas ONGs la próxima semana en la Cumbre por los Objetivos de Desarrollo del Milenio en Nueva York, porque como dice el informe: «si las promesas pudieran alimentar a las personas, no habría una sola persona con hambre en el mundo«.

Los países necesitan seguir en sus políticas internas el ejemplo de Brasil, Vietnam y Malawi y desarrollar planes para reducir el hambre. Las Naciones Unidas y los países ricos deben apoyar esos esfuerzos y proveer otras formas de inversión, tales como la tasa Robin Hood. La semana que viene en New York se pondrán sobre la mesa los compromisos que los países firmantes adquirieron y se hablará de las medidas que piensan aplicar para cumplir los Objetivos del Milenio en 2015. Es la oportunidad que tenemos antes del fin de plazo para preguntar a los gobiernos qué están haciendo por cumplir lo que acordaron, y allí estaré contando lo que nos digan.

La foto fue hecha por salvoguille en la Asamblea Popular Plaza Dorrego de San Telmo, Buenos Aires, Argentina, que todos los domingos da de comer a 150 personas sin recursos.

Producto

If you are not paying for it, you’re not the customer; you’re the product being sold.

[Si no estás pagando por algo, no eres el cliente; eres el producto que están vendiendo]

Andrew Lewis

Alierta: «Los buscadores tendrán que pagarnos por usar nuestras redes»

Cesar_Alierta

«La inteligencia está en la Red, y las redes son nuestras», esta increíble perla ha soltado César Alierta, presidente de Telefónica en Bilbao, en una rueda de prensa donde dijo que «es evidente» que los buscadores de internet tendrán que pagar a Telefónica, porque «utilizan nuestra red sin pagarnos nada». Perdón tantas comillas y negritas, pero es que sigo sin poder creer lo que escuché.

Los buscadores de Internet utilizan nuestras redes sin pagarnos nada, lo que es una suerte para ellos y una desgracia para nosotros, pero eso no va a poder seguir, es evidente. Es decir, las redes las ponemos nosotros, el peering lo hacemos nosotros, los sistemas los hacemos nosotros, el customer care lo hacemos nosotros, el servicio posventa lo hacemos nosotros, el servicio de instalación lo hacemos nosotros… lo hacemos todo. Quiero decir, ellos tienen algoritmos, esteee, y los contenidos… [ininteligible] ¿Cuál es la estrategia de Telefónica? Eso va a cambiar, estoy convencido, va a cambiar.

Ayer vi el vídeo y tuve que ponerlo otra vez porque pensaba que había entendido mal. Dice alguien que estaba allí que Alierta no estaba bien. No encuentro otra explicación.

¿Los usuarios no pagamos ya por usar internet? ¿Ahora Telefónica quiere que no sólo yo, sino también Google le pague? No entiendo, de verdad. El fabricante de vasos que pretendiera cobrarte no sólo a tí que tomas tu desayuno sino también a la empresa de la leche, o los dueños de las cafeterías que quisieran cobrar por las ideas que surgieron en las animadas charlas que allí ocurren, tan desatinado como eso. Sí, también y sobre todo desde el punto de vista legal, la inteligencia y las ideas son libres, con independencia del lugar donde se expresen.

[Relacionado: ¿A qué se refería Alierta con customer care de Telefónica? :P]

El iPad: Apple ya lo hizo una vez, remember?

iPad

El miércoles finalmente Apple presentó su former gadget known as Tablet, y la palabra iPad se instaló en los trending topics de blogs, redes sociales y demás conversaciones tech.

Creo que es la primera vez que voy a escribir una entrada sobre el lanzamiento de un dispositivo electrónico. No temáis, que sigo siendo la misma, porque voy a escribir de algo que creo que ha cambiado Apple hace dos días. No sobre el hecho de que tenga o no tenga cámara o multitouch, o Flash, sino sobre la impactante capacidad de una empresa para introducir conceptos, para hacernos hacer cosas que antes no hacíamos.

Es la primera vez que nos estamos planteando que un ordenador puede ser simple de usar, (¿pensásteis en nuestras madres?), God bless the apple. Si antes estábamos agradecidos a Windows por haber puesto un ordenador en cada casa, en algún momento volveremos la mirada hacia este momento, cuando Apple sigue en el camino de popularizar ordenadores hasta el nivel más usable, hasta hacer de su uso algo increíblemente intuitivo. ¿No vieron usar un iPhone a los hijos de dos años de padres con iPhones? Es notable. Hasta hace pocos años para poder tocar un ordenador tenías que hacer un curso, literalmente hablando. Yo creo que en algún momento de la historia de los ordenadores estará este eslabón perdido del iPad, que todavía no sabemos muy bien con qué compararlo (a un Kindle, a un iPod gigante, a un macbook, a una laptop, se leen muchas cosas por ahí).

They just don’t get it. The idea isn’t to recreate the PC. It’s to re-invent it. File-systems and multitasking are the problems. They’re barriers to ordinary people learning to use computers — they’re not intuitive concepts.

Esto lo leí en Simplicity is complicated, y creo que han dado en el clavo. Lo que vengo a decir es que cuando el concepto es nuevo, no sirve de mucho compararlo a lo anterior. Apple está reinventando la PC, movió sus fichas y así como hizo una vez con el iPhone, está empujando para adelante todo el mercado. Esto lo explicó detalladamente Manu en el mismo artículo donde les llamó «nazis de la accesibilidad».

No sé si quiero un iPad ahora, no sé si quiero Flash o multitarea, lo que sí sé es que pensaba que no quería un iPhone hasta que usé uno 10 minutos y a partir de ahí me resultó muy difícil volver a usar otro teléfono. Lo que sé es que la gente que usa iPhone no dice «me olvidé el teléfono», dice «me olvidé el iPhone», y eso no pasa con ninguna otra marca. Lo que sé es que amaba (y amo) el Kindle, y ahora de repente no puedo dejar de pensar que es carísimo. Quizás en octubre vea un iPad y el nombre que ahora me parece horrible me encante. Apple lo ha hecho una vez, y puede hacerlo otra vez más.

Actualizo entrada con algunos enlaces que hablan de lo mismo:

No bromeaba con lo de «crear algo nuevo» – Eduo
Apple reinventing file access, wireless sharing for iPad – Appleinsider